Las brochas y los rodillos son 2 herramientas idóneas para pintar determinadas superficies. No obstante, asimismo hay otros instrumentos que nos pueden facilitar la labor de pintar y lograr un acabado profesional.

Entre estas herramientas, resaltan las pistolas que agilizan el trabajo y consiguen un acabado de calidad. Si bien al comienzo pueden resultar complejas y requieren cierta práctica, la realidad es que no son exageradamente complejas.

Nuestra recomendación es que ya antes de pintar la superficie terminante debes probar en un tablero o bien cartón.

¿De qué forma son estas pistolas?

Primeramente, hay que indicar que existen diferentes géneros de pistolas para pintar y que cubren necesidades diferentes. Sin embargo, todas y cada una de las herramientas eléctricas de pintado tienen 3 partes comunes.

Depósito: en este se guarda el producto. Hay de diferentes tamaños desde los 0,5 litros hasta más o menos los dos litros a fin de que no pese en demasía.

Regulador del caudal: se halla en el mango de la pistola y en dependencia de si está abierto o bien cerrado va a dejar salir la cantidad de pintura que deseemos.

Boquilla: zona de expulsión de la pintura. Generalmente, las pistolas acostumbran a venderse con múltiples boquillas. Cada una de ellas se empleará en dependencia del género de producto o bien el acabado que deseemos conseguir. A fin de que no se atasque, es recomendable limpiarla con cierta frecuencia.

Géneros de pistola para pintar

Existen 2 grandes géneros de pistola para pintar: de gravedad y de absorción. Es esencial que tengamos presente el género de pistola que vamos a emplear para saber qué pintura le es conveniente, etcétera

De gravedad: son más pequeñas y se usan para pintar detalles o bien superficies pequeñas. Tienen el deposito de la pintura sobre la pistola difusora y, por ende, la fuerza de la gravedad ayuda a fluir el producto.

De succión: en un caso así, el depósito de la pintura se ubica bajo la pistola. La trama absorberá la pintura hasta el difusor para después expulsarla.

Como usar la pistola de pintura

Las pistolas de pintura se pueden emplear para cualquier clase de pintado, además de esto hay diferentes modelos y cada uno de ellos nos servirá para un género de pintado.

Sin embargo, te recomendamos emplearlas cuando desees pintar paredes y superficies difíciles y que tengan muchas curvas.

¿De qué forma pintar con pistola?

Resguárdate

Antes de seguir, debes resguardarte de la presión con unos buenos guantes y con lentes. Además de esto, una buena opción si pintarás en un espacio cerrado es utilizar mascarilla. Estas medidas de cautela van a poder eludir futuros accidentes que pueden ser peligrosos.

Aísla los muebles

Como en cualquier proceso de pintado, debes resguardar los muebles con algún género de plástico para poder eludir posibles máculas como ya te explicamos en este artículo.

Prepara la superficie

A fin de que la pintura se adhiera con sencillez, la superficie ha de estar lista: sin humedades, limpia…Además, la estancia en la que vayas a pintar he de estar ventilado.

Dispón la pistola

Es esencial que las boquillas estén bien listas para aumentar al máximo las capacidades de la pistola. Recuerda que la pistola debe de situarse a unos veinticinco centímetros de la pared y la pintura se va a aplicar primero de forma vertical y después en horizontal. Si la distancia a la que te ubicas es menos vas a caer en el fallo de aplicar demasiado producto en un mismo punto.

Asimismo, es indispensable que sostengas con solidez la pistola a lo largo del proceso.

Para lograr un resultado perfecto, apuesta por darle múltiples capas de pintura a fin de que quede uniforme. Mas, ten cuidado de que no goteé.

Finalmente, no olvides revisar si debes o bien no diluir la pintura. En los últimos modelos se puede aplicar la pintura sin diluir, mas en otros no.

Al concluir

Una vez finalizado el proceso, debes lavar cada una de las unas partes de la pistola con el solvente apropiado conforme el género de pintura que hayas empleado.

Como habrás podido revisar, pintar con pistola precisa de ciertos conocimientos para poder atinar con el género de pistola o bien con la pintura adecuada, entre otras muchas cuestiones. De ahí que, asistir a un profesional siempre y en toda circunstancia es una garantía, puesto que estos especialistas van a saber de qué manera emplear esta clase de herramientas.