Cuando deseamos pintar grandes superficies como las paredes o bien el techo, si usamos brochas el proceso resultará largo y costoso. Además de esto, corremos el peligro de que aparezcan máculas y el resultado final no sea el deseado. De ahí que, el rodillo se transforma en la herramienta idónea para pintar este género de espacios.

Si bien, este instrumento deja un pintado fácil es preciso tener en consideración ciertos factores ya antes de pintar. La aparición de máculas o bien que ciertas áreas queden más claras que otras, son ciertos inconvenientes que nos podemos hallar si no pintamos apropiadamente.

Ahora, te damos ciertos consejos a fin de que te resulte más simple y el resultado final sea impecable.

Consejos para pintar con rodillo

La primera capa de pintura con rodillo debes aplicarla en franjas verticales. Te invitamos a que las franjas tengan el ancho del doble del rodillo. Repite el proceso en todos y cada pared que pintes.
Intenta que las franjas se solapen, para eludir que queden huecos sin pintura. Incluso de este modo, no has de ser excesivo a fin de que no se acumule más pintura que la precisa y eludir dispendio de pintura.
Una vez efectuado este proceso, la segunda mano hay que aplicarla en franjas horizontales, esto es, en la dirección trasversal a la primera mano. De este modo, nos aseguramos que la pintura quede uniforme.
Hay zonas en las que el rodillo no alcanza a pintar apropiadamente, en estas usa una brocha. Es esencial que pintes estas áreas ya antes de usar el rodillo para eludir máculas.
Importante: el rodillo hay que deslizarlo, no presionar contra la pared sino más bien podrías dañar el rodillo y solo lograrías que la pintura se corriese.
Si debes pintar las partes más altas de las paredes, posiblemente precises una extensión al asa del rodillo. De este modo vas a poder pintar con más calma.
Uno de los accidentes más habituales cuando pintamos es verter pintura. A fin de que no te ocurra, una buena técnica es envolver el rodillo en cinta y quitársela para remover todas y cada una de las fibras sueltas. Con este proceso, que debes reiterar múltiples veces, asimismo vas a poder impedir las pelusas.
pintar con rodillo

Tipos de rodillos que puedes encontrar

Hay diferentes géneros de rodillos y cada uno de ellos satisface a unas necesidades y género de pintado diferente.

Rodillo de espuma de poro cero: son perfectos si procuramos un acabado completamente plano con pinturas al agua.
Rodillos flocados: es el conveniente si empleamos esmaltes sintéticos.
Se puede destacar, que si el rodillo es nuevo posiblemente se queden pelos en el pintado. A fin de que no ocurra, debes pegar cinta adhesiva sobre su superficie y al quitarla se va a llevar los pelos y partículas que sobran.

Algunas recomendaciones de rodillo

No olvides la bandeja del rodillo

Cuando pintamos con rodillo es recomendable tener una bandeja cerca en la que quepa el rodillo dentro. Lo idóneo es que cuente con 2 espacios que se distingan por su profundidad. El más hondo servirá para mojar en pintura el rodillo y el menos profundo para pasarlo ahora y eliminar el sobrante de pintura que va a caer al otro hueco. De esta forma, no desperdiciaremos ni una gota de pintura y el rodillo no contendrá más pintura de la precisa.

¿Cómo es el proceso de pintar con rodillo?

Hay diferentes formas de pintar la pared con un rodillo, si bien la técnica más extendida es la de pintar en “W”.

Pasa una brocha por las zonas próximas al techo, zócalo, sobre puertas y ventanas, como en las esquinas, en tanto que como hemos visto previamente, a estas áreas no se puede acceder con rodillo.
Comienza por el rincón inferior de la pared y subo cara el techo, mas con una ligera inclinación.
Ahora, baja el rodillo cara el suelo mas esta vez on-line recta. Prosigue este patrón desde abajo cara arriba mientras que tengas suficiente pintura en el rodillo, si bien no aguardes a que no tenga nada de pintura para regresar a cargarlo.

Finalmente, una vez pintada la pared y con la pintura aún fresca, vas a deber regresar a pasar el rodillo siguiendo exactamente el mismo patrón mas esta vez sin pintura.

Como has visto, pintar con rodillo no es moco de pavo y si no se efectúa apropiadamente existen muchas posibilidades de que la pintura no quede uniforme y aparezcan máculas que entonces van a costar suprimir. De ahí que, es mejor que dejes este proceso a cargo de profesionales, que sepan el género de rodillo que emplear o bien la manera en la que se debe pintar, entre otras muchas cuestiones.